Gushémal: Indice

Página principal

Archivos para bajar

Boletín

Enlaces

Envíanos mensajes


Los relatos

El mundo

El juego


(1) "El llamado del dragón, Parte I"

(2) "El llamado del dragón, Parte II"

(3) "Doncella broquelera"

(4) "El eterno guerrero"

"Algien común"

El eterno guerrero

por Marc H. Wyman y Chris Bogues

(traductor: Guillermo Luis Pereyra)

Sección 1 / Sección 2 / Sección 3


—¡Atrápame! ¡Flink!

El alreu jamás recordaría mucho más que las palabras que repentinamente se abrieron paso como fuego entre el terror y las lágrimas. Debe habérselas arreglado para detenerse justo a tiempo y estirarse para atrapar las agarraderas del interior del broquel. De lo contrario, ¿cómo se entiende que se haya lanzado más de siete metros por el suelo hasta que el escudo quedó medio encajado en una roca grotesca?

Flink dejó su postura acurrucada, contuvo el ansia de restregarse donde le dolía y dirigió la vista hacia sus amigos. Cornell y Gabe chocaban sus armas, profiriéndose insultos, rechazando cada movimiento y danzando. De no haber sido tan en serio, habría sido un magnífico espectáculo. Una danza de la muerte, cuya elegante ejecución estaba a cargo de dos maestros en el arte de bailar.

Así las cosas, sólo sirvió para que aumentaran las lágrimas sobre las mejillas del alreu.

—Nooooo, esto está mal… —gritó—. Se supone que es apenas un juego, no deben… ¡Cornell! ¡Gabe! ¡No peleen!

—No te escucharán —dijo Halla—. Para ayudarlos, la única forma es matar al demonio.

Flink se secó las lágrimas, acto inútil ante el incesante llanto.

—Yo no… mato —musitó impotente—.

En ese momento, Halla carraspeó:

—No parece que hayas tenido inconvenientes con las otras cabezas del holnesh.

—Eso fue… distinto…

—¿Cómo? —se sorprendió Halla—. Flink, dos buenas personas están a punto de matarse entre ellas. ¡Dos amigos! ¡Tú eres su única esperanza!

El alreu giró y enfrentó al broquel.

—¡Yo no mato alreus! —ya la locura le brotaba de los ojos, constituyendo una imagen que habría hecho detener a Gabe o Cornell, aun atrapados por completo en el hipnotismo del demonio—.

Halla se quedó un momento en silencio, con idéntica perplejidad, para después decir:

—Flink, es un demonio, no un alreu.

—¡Es Geschwind! —exclamó—. ¡No me importa su apariencia! que ése es  Geschwind, ¡y no voy a matar un alreu! No…

Detrás de ellos, a apenas unos cientos de metros, Cornell asestó un golpe cortando el brazo izquierdo de Gabe con la espada. Al alarido del bárbaro por la herida le siguió un ataque de su parte que casi le arranca el acero de las manos al cayaboreano.

—Flink —dijo Halla lentamente—, ¿acaso pretendes que tus amigos mueran?

El alreu miró con ira al escudo. Con el rostro desencajado, poco se parecía a la criatura curiosa e inocente que todos veían. Una expresión diferente, por completo distinta de la de los alreus, se había adueñado de él. Habiendo tomado su decisión, Flink prendió las agarraderas del escudo, cuidándose de mantener distancia del filoso borde.

 

 

—Qué curioso —comentó sonriente Thennisgar, al tiempo que el espejo del medio mostraba que Flink recogía el escudo, a la vez que los dos espejos que estaban a los costados entregaban ángulos diferentes de la batalla entre Cornell y Gabe—.  Parece que hay algo más de emoción para mi amiguito de la que había pensado.

—Eh, señor —pidió un guerrero tonomai, cuidadosamente de pie ante el demonio, y cuyas exquisitas hombreras lo sindicaban como oficial de grado, cosa que no importaba a Thennisgar—. ¿No le interesaría saber del estado actual de la nación? Tenemos que planear cómo someter a Tonomat a nuestra justa causa. ¡La fe del Dios Único necesita que la vuelvan a llevar a los mundos paganos!

—¿En serio?

El comandante tonomai asintió con seriedad mientras se le secaba la boca al hacer el esfuerzo de mirar fijamente la escamosa cabeza ubicada bien arriba de él.

—Para ello lo hemos llamado, señor. Deberá conducir nuestros ejércitos a fin de conquistar los mundos para el Dios Único; ¡alabado sea El Que No Tiene Nombre! Ése es su objetivo, señor, no observar estos infieles.

Thennisgar asintió lentamente. Acto seguido, sacó un golpe con la mano inferior derecha, separando prolijamente con las zarpas la cabeza del resto del cuerpo del oficial. Las mismas garras prendieron la cabeza y se la entregaron como alimento a las fauces del demonio.

—Lo lamento, mi viejo —expresó Thennisgar dirigiéndose al cadáver decapitado—, tengo mis propios planes. ¿Alguien más está en contra?

Ningún tonomai abrió la boca, lo cual no era realmente sorpresa, teniendo en cuenta que se les acababa de helar la sangre y que no pocos dudaban de la sabiduría de la decisión sus jefes de convocar un demonio.

A Thennisgar no le preocupaba; se apoltronó y miró los espejos con obvio regocijo mientras arrancaba trozos del cadáver del comandante y los devoraba sin cuidado alguno.

—Ahora sí que esto se pone bueno.

 

 

—¡Flink, escúchame! —exclamó Halla—. ¡Tengo que decirte cómo se combate al demonio!

El alreu no le prestó atención al escudo que llevaba a sus espaldas con ambos brazos bien afirmados en las agarraderas. Andaba con paso pesado por las colinas arenosas esquivando con facilidad los arbustos; seguía con la mirada llena de lágrimas —y decisión—.

—Es grandioso que te ignoren todo el día, ¿no, Halla? —murmuró Nev—. Magnífica elección hiciste con esta condenada criatura. Igual vamos a morir.

Los acariciaba un aire cálido y que traía los perfumes del Río Cheselain. El corazón de Flink ardía con la misma intensidad que ese aire.

Subió a duras penas por una colina, bajó por la ladera y volvió a subir por otra, con tanta prisa que se creería que se había estado perdido mucho tiempo. Pero, de pronto, apareció el campamento, con la mirada expectante que Thennisgar les regalaba.

—¡Por mil demonios! —chilló Nev—. ¡Todos estos años en el condenado holnesh, y ahora nos devora un demonio!

—¡Cállate! —dijo Halla con voz calma, mas con un aire a peligro—. ¡Flink! ¡Escucha!

De repente, el alreu detuvo su correteo, y quedó mirándose con Thennisgar. El demonio sonreía, apenas superando a su diminuto alimento. Más allá se habían reunido los soldados tonomai, sin saber si se debían molestar en atacar a la pequeña criatura.

—¿Flink? —preguntó Halla—.

—Ya sé —dijo con tono extraño, por lo calmo, desprovisto de la nerviosa inseguridad habitual—. Sé cómo hacer esto.

—¡Amiguito mío!  —gritó Thennisgar, cuya voz atravesó la distancia que los separaba con tal facilidad que el demonio bien podría haber susurrado—. ¡Tú también juegas! ¡Esto es maravilloso!

Flink respiraba con dificultad. Se secó con las manos nuevamente las lágrimas de la frente, esta vez en vano, pues no había ninguna, sino apenas gotas de sudor.

—Maravilloso —repitió con la angustia que le ahogaba las palabras—. Perdóname, querido Geschwind.

Un momento después, se echó a correr de nuevo. Un guerrero tonomai avanzó cimitarra en mano a fin de bajar a la criatura antes de que siquiera se acercase al demonio. Thennisgar se rió, hizo un ligero ademán y una bola de fuego envolvió al tonomai, que lo redujo a cenizas en segundos. Sus compañeros se apartaron al instante un par de metros del demonio; tres o cuatro ya corrían hacia los caballos y una huida fácil.

—¡Eso! —dijo Thennisgar sonriendo—. ¡Ninguno amigo me lo va creer! ¡Vamos, hombrecillo, enfréntame!

Cien metros separaban al alreu del demonio. Ochenta. Setenta. Al llegar a casi cincuenta metros, Flink gruñó por lo bajo:

—¡Halla, vuela!

Y el escudo obedeció. Un instante Flink había estado en el suelo pateando como loco y sosteniendo el broquel encima de la cabeza, y al siguiente ya no tenía tierra dónde patear e intentaba como loco aferrarse a las agarraderas.

Escudo y alreu navegaban por sobre la superficie, ganando altura cada segundo. Flink recorría con la vista el paisaje y no pudo evitar soltar un “¡yuuupiiiii!” de emoción.

Thennisgar frunció el ceño al obsersar al broquel que se aproximaba.

—Lo lamento, hombrecillo, pero se me regeneran las partes en que me hieran.

El demonio preparó las garras para atrapar a Flink cuando él y el escudo lo alcanzaran. Al fin y al cabo, aunque el filoso borde del broquel le atravesara el pecho, Thennisgar igualmente podría pelear.

El escudo no sólo le pegó en el pecho. Flink le había apuntado a algo, y Halla guió el vuelo del disco de madera duéndica en la dirección correcta.

El borde se clavó en la cadena que sostenía el colgante de hematites en el pecho de Thennisgar. Los eslabones de la cadena salieron volando, quedando el acero hecho trizas y desparramado al tiempo que la expresión del demonio se hizo adusta. Escudo y alreu impactaron contra la enorme mole de tres metros. Flink rebotó contra el cuero escamoso, se le soltaron las agarraderas y cayó al suelo. El broquel continuó su vuelo, para atravesar la cadena y el cuerpo, y salir por los aires.

El colgante de hematites también cayó.

El escudo dio un giro en el aire; la madera duéndica destellaba en la niebla para volver Flink, perdiendo altura rápidamente y rozando el suelo hasta detenerse cerca del alreu.

Thennisgar miraba sin entender. Los ojos ya no le brillaban tanto:

—No puede… ser…

Un escalofrío recorrió al demonio, que gritó de dolor un brevísimo instante, para dejar de temblar y caer de bruces. El pesado cuerpo se estrelló contra el suelo levantando una nube de arena que lo dejo oculto.

—¡Lo pudiste hacer! —exclamó Halla—.

—¿Es el día de los Dioses o qué? —fue el seco comentario de Nev—.

Flink se restregó los ojos con ganas para ver qué sucedía. La nube se disipó. Tiene que estar el cadáver de demonio, y...

Todo lo que se veía era la diminuta figura de un alreu, con una herida abierta en el pecho y que sangraba a borbotones merced a los últimos latidos del corazón. Tenía la mirada perdida y hacia el cielo, y también una sonrisa de alivio dibujada en los labios.

—Geschwind… —dijo Flink en voz baja—. No… otra vez… no...

 

 

—Por el amor de Cachemir, ¿qué…? —exclamó Gabe consternado al casi encajar el hacha en el flanco libre de Cornell; justo en el último instante alcanzó a torcer el brazo hacia un costado enterrando a bwyell y levantando arena, que se desparramaba alegremente por el sangriento rostro del cayaboreano—.

—Mi… ¿hermana…? —musitó Cornell, desapareciéndole de la mente en un instante toda la furia—.

Gabe lentamente recogió el hacha del suelo mirando con el ceño fruncido a su amigo:

—¡Creí que habías violado y asesinado a mi mujer! —exclamó—.

En el suelo, despojado del acero, se sentó Cornell; se restregó la frente y dijo:

—Hace un minuto estaba convencido de que eso era lo que le habías hecho a mi hermana —explicó, momento en que lo asaltó una idea, y volvió a encenderse en su mirada el fuego de la ira—. ¡El demonio! ¡Por todos los Dioses, por el Gran Dragón Rector de Cayaboré, Gabe, el demonio hizo que nos odiáramos el uno al otro!

—Oh —gruñó el bárbaro, mientras, sin darse cuenta, tanteaba el filo de bwyell fijándose si había sufrido algún daño—. Odiémoslo y matémoslo a él.

—Justo lo que pensaba —asintió Cornell, que recogió su espada y se incorporó jadeante; ahí fue cuando volvió a abrírsele un tajo en la pierna izquierda del que comenzó a manar sangre—. No bien me ponga un vendaje en esto.

Gabe asintió con un murmullo, se arrancó un trozo de la camisa que llevaba debajo del abrigo de piel y procedió a asistir a su amigo. Sus propias heridas comenzaron a hacerse sentir apenas unos instantes después, por lo que la camisa se convirtió en otro torniquete más.

 

 

Flink estuvo por tocar el pálido rostro de Geschwind, tratando de cerrar los ojos abiertos. A un centímetro de la reseca y fría piel retiró la mano como un rayo:

—¿Qué he hecho? ¡Oh, ihr Götter, vergebt mir!

—Todavía no terminó —advirtió Halla Valfrey—. Están los tonomai.

El desatento Flink levantó la vista y vio a los granujas que se acercaban. Algunos estaban rezagados, preguntándose cómo un simple alreu pudo haber destruido un poderoso demonio; la mayoría, entretanto, había decidido descargar la ira de su desilusión en un blanco tan fácil como ése.

No quedaba mucho en Flink que hiciera pensar lo contrario. Había asesinado a otro alreu. Sí, claro, de paso había destruido un demonio, pero…

La primera hilera de tonomai estaba a una distancia suficiente para atacar con las cimitarras, cuando, de pronto, ¡el alreu se levantó y no paró de levantarse! Flink parecía de dos metros y medio de altura: su contextura diminuta se hizo masa muscular, y su rostro era dueño de todos los rasgos de la nobleza; en ese momento, de su boca salió una voz que dijo:

Idos de aquí, imbéciles. Eso es lo que mando.

Del espanto se les cayeron las cimitarras contra el suelo. El terror se apoderó del rostro de todos los tonomai, y los altivos guerreros se echaron a correr si mirar atrás.

De haberlo hecho, quizá habrían cambiado de parecer, pues Flink —ya de vuelta a su común y corriente metro de altura— se miraba con asombro:

—Dije… ¿dije eso recién?

El broquel, a una ínfima distancia del alreu, tembló. Siguió un poco más hasta que apareció la voz de Halla:

—¿Ana? ¿Ana, fuiste tú?

Otra voz, de larga ausencia, intervino cuando Phindar suspiró de alivio. Dijo el sacerdote de Decalleigh:

—Parece que sí, Halla, ¿o no? ¡Oh, dulce Vencedor de la Enfermedad, es bueno estar de vuelta! Madre mía, jamás habría imaginado que un alreu derrotaría a un demonio. ¡Por los Dioses, Flink, eres uno de los héroes!

—¿Fui… alto? —susurró sorpendido Flink—.

—No, fue sólo una ilusión —dijo carcajeando Phindar—. Aquí nuestra querida Ana te hizo aparecer como un noble guerrero, eso es lo que ella hace.

—¿Ana?

—¿Cómo? —exclamó Phindar—. ¿Has olvidado que tu amigo el escudado cortó cuatro cabezas del holnesh? Ana es un poco tímida, pero también está aquí. ¡Oh, vamos, muchacha, háblale a nuestro héroe!

No hubo respuesta.

Flink se quedó mirando al escudo un buen rato, para después levantar la vista y mirar fijo la ladera más lejana de la colina, donde dos hombres venían corriendo, si es que se le podía decir “correr” al  pesado andar que les permitían las heridas.

Mas Flink sonrió, remplazando con absoluta felicidad todos los tremebundos pensamientos. El alreu se incorporó en un segundo, y salió de inmediato corriendo al encuentro de los dos hombres.

 —¡Señores! ¡Gabe, Cornell! ¡Tengo una historia que contarles! ¡Maté un demonio! ¡Yo solo! ¡Excepto por la ayuda de mis amigos en el escudo, que estuvieron grandiosos, realmente maravillosos! ¡Tienen que escuchar esto!

Seguirá siendo un misterio por siempre cómo una criatura pudo hablar tanto mientras corría a toda velocidad. Obviamente, jamás ha sido un a problema para ningún alreu, en particular, no para Flink.

 

 

—¿Siempre me encajarán este caballo? —musitó Cornell al montar la yegua que había comprado en el Desierto Elfadil, criatura que parecía poco afectada por el encuentro con un demonio; para sorpresa, no se habían robado las alforjas; era ese enjuto e innoble equino lo que en serio detestaba Cornell—. ¿Los tonomai no podrían haber robado este caballo? A los de ellos los separa un abismo de éste!

Gabe estaba demasiado ocupado sacando las últimas joyas de las cimitarras que habían dejado los tonomai como para responder. Para él, eran muy escasos los tontos guerreros que habían comprado joyas para embellecer las espadas. La mayoría tenía sencillos mangos de madera que no valían casi nada. ¿Acaso esos idiotas no tenían ningún respeto por los buenos muchachos que los vencían y deseaban lucrar con ello?

—¿Alguien todavía está conmigo? —inquirió Cornell al aire—.

—Bueno —dijo Phindar desde el escudo—, eso sí que fue una buena demostración, muchachos. Si no les importa que lo diga, me recuerda el momento en que mi caravana se topó con la guarida de los bandidos en el Páramo Hierkana. Zona muy mala esa, y esos bandidos...

—Oh, cállate, ¿me haces el favor? —murmuró Cornell—. Flink, vuelve a subir a tu caballo, y pongámonos en marcha. ¡De veras, de veras que quiero llegar a un pueblo decente y darme un baño!

El alreu no respondió. Estaba de pie en la tumba en que habían enterrado el destrozado cadáver de Geschwind, un diminuto montículo de tierra que pronto sería víctima del viento y las plantas. Habían clavado en el suelo uno de los postes de las carpas, y en él habían inscripto el nombre del alreu caído; un único recordatorio que difícilmente duraría mucho.

—Vergebt mir, teuerster Freund —susurró Flink—. Ich schwor einen Eid, daß es nie wieder geschieht. Ich habe versagt, und Ihr musstet den Preis zahlen. Bitte vergebt mir.

—¿Y eso qué fue? —musitó Cornell—.

—Nada —dijo Flink negando con la cabeza y sacándose de ella los malos pensamientos, para después encaminarse hacia su caballo enano—. ¡Estoy listo para cabalgar! ¿Vamos a ver algunos monstruos más en el camino?

Cornell largó un insulto:

—¡Claro que espero que no! Gabe, ¿vienes, o te has olvidado de más gemas?

Después que el bárbaro hubo arrancado de todos los aceros los objetos preciosos y cargado los últimos en sus alforjas, montó, y la partida dejó el lugar.

Quedaron las carpas de los tonomai, como también los tres espejos que había colocado Thennisgar y la solitaria tumba de un alreu que perdió la vida en una batalla de la que jamás se enteró.

 

FIN