Gushémal: Indice

Página principal

Archivos para bajar

Boletín

Enlaces

Envíanos mensajes


Los relatos

El mundo

El juego


(1) "El llamado del dragón, Parte I"

(2) "El llamado del dragón, Parte II"

(3) "Doncella broquelera"

(4) "El eterno guerrero"

(5) "Promesa solemne"

"Algien común"

Promesa solemne

por Marc H. Wyman y Chris Bogues

(traductor: Guillermo Luis Pereyra)

Sección 1 / Sección 2 / Sección 3 / Sección 4


Cornell se quitó de encima polvo y escombros, sintiendo las puñaladas del dolor en cada centímetro del cuerpo. Desde el escudo, todavía calzado en el brazo izquierdo, escuchó provenir las maldiciones de Phindar al tiempo que el sacerdote de Decalleigh exigía sobremanera sus poderes mágicos para cerrar todas las heridas del cayaboreano, haciéndolo recobrar fuerzas para pelear.

Se levantó, se sacó de encima iracundo los últimos escombros y miró alrededor. El túnel no se había derrumbado tanto pues había abierto el paso hacia otra caverna inferior, caverna que, por lo grande, tranquilamente alojaba a Cornell y al dragón imperial, que se hallaba a diez metros de él, luchando con locura para librarse de los escombros que le habían caído encima del escamoso cuero.

El emperador se incorporó arrojando una tonelada de rocas con la cabeza y exclamando con furia:

—¡Me destruyes el hogar, humano!

—Desayuno bastante complicado este, ¿no es verdad? —dijo Cornell jadeando y recogiendo la espada de entre los escombros, para después salir corriendo hacia las patas del dragón; la criatura todavía no se había recuperado del todo de la conmoción, por lo que él contaba con una clara oportunidad de arremeter contra el miembro anterior, y Cornell no era de ignorar oportunidades—.

El dragón dio un alarido al atravesarle la pata la espada mágica, que le abrió la piel e hizo bañar al cayaboreano en un torrente de una verde porquería líquida.

Cornell brincó por encima de las zarpas, a lo largo del enorme cuerpo del dragón y sosteniendo el escudo hacia fuera para que el filo de la madera duéndica lo cortara más.

—Igual estamos fritos —comentó Nev fatalista al limpiamente salir rodando Cornell del suelo cubierto de escombros, para después pararse y enfrentar la cabeza del enloquecido dragón imperial, que encima exhibía horrendas fauces abiertas y su exhalación de aire tórrido y casi flamígero—.

 

 

—¡Deja de pelear, dragón! —gritó Barandas sosteniendo con fuerza el utensilio mágico al tiempo que corría por el túnel, del que, más adelante, provenía ruidos furiosos, signo de que se libraba una batalla—.

¡Pero él contaba con el objeto de Pharlee! Eso le otorgaba a su poseedor el completo dominio sobre las bestias que se hallaran en derredor, mas, por las Mareas de la Magia, el dragón era bastante grandecito, ¿por lo que acaso no habría oportunidad?

—¡Condenado dragón! —exclamó, y dirigió toda su energía mágica hacia el objeto, en un intento por cargarlo para que comenzara a funcionar; quizá, eso era lo que hacía falta, quizá necesitaba un poco más de energía, tras décadas o siglos de falta de uso…— ¡Deja de pelear!

 

 

Sin bwyell a las espaldas, pero sosteniéndola firme con ambas manos, Gabe se precipitó por el pasaje. El ruido y el polvo que se hallaban más allá le nublaron todos los sentidos, mas sabía que Cornell y el dragón estaban por delante. ¡Por fin, bwyell iba a comer carne de dragón, e iba a haber más honor y gloria para el nombre de Gabe!

A fuer de ser sinceros, esos pensamientos no eran los primordiales para el bárbaro. Ni siquiera era tener a su amigo en peligro lo que más le preocupaba. Todo lo que le venía a la mente a Gabe eran visiones de su duéndica esposa Caeryl, en su terruño, Robhovard, rodeada de tribus de salvajes —ryelneyd, araysal, weyshick, mantrac, ymarg—, la diminuta cara de ella desencajada de temor, su padre, Toriel, y su hermano, Le’hare, con los arcos tensos y las flechas marcadas. Y Gabe que aparecía de la nada, acompañado de un ejército que arrasaría las tribus, liberaría a su mujer y familia, para vivir en paz. Se vio a sí mismo, en sus tiempos de simple granjero, arando la tierra y enseñándole a sus hijos –sus hijos– a vivir como corresponde y contar relatos sobre sus hazañas por el mundo.

Pero primero estaba el dragón a quien había que enfrentarse.

Sus revolcones habían abierto una nueva caverna en la roca. Gabe se detuvo un breve instante en el borde del nuevo abismo, y miró hacia abajo tratando a duras penas de alcanzar una visión general. En el extremo más alejado, vio a Cornell, al ataque y a pura estocada. En el lado más cercano, todo lo que divisó fue un enorme dragón, cuyos anillos de la cola se enroscaban y desenroscaban con toda la furia, desprendiendo más escombros de las paredes recién formadas.

Una sonrisa se dibujó sobre el barbado mentón de Gabe.

Con bwyell en ambas manos, se zambulló con ella hacia delante sobre los anillos, estampó el hacha contra el cuero escamoso, y gozó merced al grito que provenía de adelante.

No tenía dónde hacer pie, y sólo le quedaba esperar seguir encima del dragón, pero el instinto lo dominó y mantuvo en equilibrio a Gabe lo justo para que siquiera corriendo por la serpenteante cola, y revoleando a bwyell a diestra y siniestra, y haciendo volar trozos de escamas por los polvorientos aires.

Más alaridos emitía el dragón. Gabe apenas alcanzó a percatarse de las fauces y sus colmillos que se elevaban, giraban y se acercaban a los gritos. Se arrojó contra el cuerpo de la bestia, lo que provocó que las filosas escamas le atravesaran las pieles que vestía, mas la cabeza lo pasó de largo en su vana carrera, pero bwyell, torcida en las manos, como si se tratara de un ser con vida propia, se clavó con su filosa hoja bien profundo en la garganta del dragón imperial.

La sangre verde que manó le tapó los ojos a Gabe.

El bárbaro no necesita ojos, reflexionó en una diminuta parte de la mente, y empujó a bwyell para que entrara más en la hendidura que había abierto. La cabeza todavía tenía impulso: pasó de largo y se llevó puesto al bárbaro. Cayó más sangre, el dragón sacudió la cabeza de tanto dolor, tratando de sacarse de encima la astillita humana que a ella se aferraba.

Ni de casualidad, exclamó Gabe con los instintos. Quizá también con la voz; el bárbaro no podía saber. Todo lo que sí sabía era que agarrarse fuerte, que bwyell tenía que ir más a fondo. De alguna forma hizo pie, tal vez en las paredes de la caverna, lo que le alcanzó a darle un envión para zambullirse en la garganta del dragón, y con el filo de bwyell que cortaba tendones, vasos sanguíneos y la columna vertebral.

El emperador se revolcaba.

Poco sintió Gabe, que ya se hallaba completamente encubierto en la propia carne del dragón. ¡Todo lo que tenía en mente era empujar a bwyell más, más y más profundo!

Tras una eternidad, se percató de que los revolcones habían terminado.

Y que se le llenaba la boca con la sangre del dragón.

Finalmente, el terror se apoderó de él, y con renovada furia comenzó a dar hachazos para todos lados, haciendo que bwyell se abriera camino por la carne de la bestia. Parecía que llevaba tanto como su primera lucha, pero, por fin —¡por Cachemir!—, sacó la cabeza y respiró aire, aire limpio y fresco que le dio más fuerzas.

El bárbaro luchó un poco más, arrancó el cuerpo de la garganta del dragón imperial, y recién ahora se daba cuenta de veras de que la bestia estaba muerta. No se movía el majestuoso cuerpo, ni la cabeza, ¡ni ninguna parte!

Gabe dio un grito de guerra triunfal, con un pie firme sobre el cuero del extinto dragón.

—¡Honor y gloria! —exclamó—. ¡Me pertenecen!

Una voz triste y agotada respondió desde el borde de la cueva:

—Pero no a Cornell.

Gabe levantó la vista, vio al hechicero Barandas sentado en el borde con las piernas colgadas y con un objeto dorado en la mano, —y con lágrimas en los ojos—.

Por instinto miró hacia el otro lado, hacia donde había visto a Cornell la última vez.

Y lo que vio Gabe fue un cuerpo desparramado en la roca, con el pecho abierto por un zarpazo del dragón. La sangre ya había dejado de brotar, empapados que había dejado el cadáver, la ropa y el pétreo suelo que lo rodeaba.

El escudo de madera duéndica seguía calzado en el brazo del muerto, y, de aguzarse el oído, se habrían percibido los sollozos que de él provenían.

Bwyell cayó de las manos de Gabe. El bárbaro sintió que se le llenaban los ojos de lágrimas en momentos en que caía lentamente de rodillas mirando fijo el cadáver de la caverna.

—Amigo mío —musitó, para después echar atrás la cabeza y gritar—: ¡Coooor-nelllll!

 

 

—Maldito cayaboreano —murmuró Barandas bajo el llanto—. ¿Por qué sigo haciéndote esto? ¡Tú, maldito y despreciable imbécil honesto eres el único amigo que tengo, y esta es la segunda vez que mueres, por mi culpa!

Apenas sí se percató de la existencia de una diminuta figura a su lado, y la ira recorrió todo su ser:

—Fuera de mi vista, Flink —murmuró—.

Del otro extremo de la caverna, al lado del cuerpo inerte del dragón, Flink levantó las cejas y agitó las manos alegremente:

—¡Estoy aquí, Señorito Hechicero! ¡No estoy a la vista de usted, eso es seguro!

Las palabras apenas quebraron la congoja de Barandas para que se diera cuenta de que la diminuta figura no podía ser el alreu. Y ello descartaba a todos los de la partida, lo cual...

Barandas salió disparado de su colgante asiento, sacó una daga de la toga y enfrentó... a una enana canora, ataviada en la más fina seda, que se movía cada vez que respiraba la venerable mujer. No portaba armas, sólo un arpa colgada en la espalda.

—Me llamo A’alsys —dijo con suavidad—, y me has convocado.

—No es así —disintió Barandas, apretando fuerte el utensilio de Pharlee con la mano izquierda—.

La amhran acharadh sonrió, y su rostro era tan hermoso que llegaba incluso al alma del hechicero.

—Sí, fue así. Al forzar tu magia en el utensilio. No lo construyó ese Pharlee que tú crees; es aún más antiguo que ese malvado brastok. Él apenas talló esas runas a los lados en la creencia de que modificaría su fuerza a su propio gusto —dijo, y negó con la cabeza—. Qué tontos son, simples mortales, que se dejan llevar por la miope avaricia.

—Así que el utensilio no vale nada —bufó Barandas, para después mirar el objeto dorado que tenía en la mano, maldecir, y arrojarlo al interior de la cueva, tras lo cual se levantó una pequeña nube de polvo, que se asentó en la pirámide y la cubrió con tal perfección que la mirada desprevenida jamás descubriría—.

La amhran suspiró:

—Oh, qué miopes son ustedes también. —dijo apartando la vista del hechicero y dirigiéndola hacia el interior de la cueva, donde se hallaban Gabe y Flink arrodillados al lado de Cornell; el bárbaro cerró los ojos del cayaboreano e intentó cubrir la herida abierta con los harapos de la camisa de Cornell, en tanto que Flink iba y venía apresurado como si no pudiera creer que su amigo estaba muerto de veras—.

—Héroe —susurró ella—.

—Héroe muerto, querrás decir —refunfuñó Barandas—. ¡Por los dioses, ojalá todavía tuviera el guantelete!

A’alsys levantó una delicada ceja.

—¿Te preocupan los caídos?

—Sólo él —respondió el hechicero—. Es mi amigo.

La enana le regaló una sonrisa tan encantadora que casi le detuvo el corazón al hechicero. (E hizo nacer en él el temor de que ahora comenzaba a interesarse en una enana!)

—En tal caso, tienes un sentido de la realidad mejor de lo que creía. Pues Cornell de Cayaboré es más importante en la historia, mucho más de lo que simplones como ustedes  podrían comprender.

Barandas frunció el entrecejo:

—Perdón, A’alsys, pero está muerto. ¿Cómo podría llegar a ser importante?

Ella sonrió, hizo un ademán con la mano y…

…Barandas se vio de pie en la caverna, al lado de Gabe y Flink. El dragón muerto yacía panza arriba ante ellos —¿no estaba al revés hace un momento?; el hechicero pestañeó, intentó despejarse la mente, para darse cuenta de que la amhran acharadh seguía allí—.

A’alsys le sonreía a él y a los demás, con gracia y elegancia.

—Se necesita al hombre que dio la vida para salvarlos. Por él se esparcieron por el mundo los utensilios mágicos. De no haber sido por Kristo Pharlee y el dragón, todas las pruebas y exámenes habrían estado en su lugar para asegurar que sólo la persona indicada los superara —dijo, y suspiró—. Deberían estar agradecidos a todos los dioses de nuestro mundo de que Cornell igual llegase hasta aquí, pues es al  cayaboreano a quien se necesita al fin de los tiempos.

—¿Qué quiere decir? —exclamó Flink—. Digo, el tiempo es eterno, eso es lo que siempre decía mi madre. Al menos, eso creo. ¡Die Zeit steht nie still, Junge, also werde endlich erwachsen, eso es lo que me repetía!

—El fin de los tiempos se acerca —dijo la amhran afirmando con la cabeza—. Ya sabrán cuando les toque. Para ese momento se necesitará a Cornell para enderezar entuertos y asegurar la continuidad de Gushémal. De él depende la supervivencia o la caída del mundo. Y para ello tiene que estar vivo.

—Está muerto —dijo Gabe con frialdad—. No me importa lo que digas, pero de nada sirve si no puedes hacer que vuelva.

A’alsys sonrió de júbilo.

—Oh, eres belicoso, pequeño bárbaro. Me gustas —dijo, y la sonrisa se esfumó en un momento, para dejar paso a una sombría seriedad—. Tengo el poder de hacerlo regresar de la tierra de los muertos sólo una vez. Eso haré en una circunstancia, una solamente. Cada uno de los presentes tendrá que prestar juramento: jurar que Cornell estará vivo al final de los tiempos, sin importar los esfuerzos a que deban someterse, los enemigos que se les opongan, Cornell de Cayaboré vivirá. ¿Entienden? ¿Juráis esto?

Gabe sonrió y sacudió la melena:

—Por Cachemir, si eso hace volver a Cornell ahora, con gusto juraré.

—¡Yo también! —exclamó Flink—. Oh, no me gustaría para nada que el señor siga muerto.

Desde el escudo, Halla afirmó solemne:

—Todo lo que pueda hacer para asegurar que el escudado continúe con vida. Por la tarea de salvar el mundo, en agradecimiento a quien me liberó del holnesh.

A lo que Phindar agregó:

—Él es bueno, bien dice usted, señora. La curación es mi devoción de todas formas, por lo que ahora juro. ¿Y, Nev?

El cobarde del escudo permaneció en silencia un momento, para después musitar:

—¿Tienen idea de qué tipo de inconvenientes acarrea esto?

—Sí —dijeron Halla, Phindar y Gabe enfáticamente—.

—¡Oh, por los dioses! Está bien, juraré, listo, ¿ahora están contentos?

Nadie la prestó más atención a Nev sino que las cabezas enfilaron hacia Barandas, que miraba con mala cara a la enana canora, en absoluto convencido de si debía atar el alma mediante un juramento tan fuerte.

Pero, antes de que alguien le reprochase al hechicero, una cuarta voz, dulce y finita, salió del escudo diciendo:

—Por mi hogar, juro que se protegerá al héroe Cornell de Cayaboré.

A’alsys asintió satisfecha e hizo un ademán con la cabeza a Barandas:

—Falta tu palabra, hechicero. ¿Entiendes que el fin de los tiempos significa también tu fin?

El hechicero se cruzó de brazos. El sudor que le corría por la espalda le consumió todas las energías para mantener una fachada de tranquilidad. Finalmente, estalló, y él gritó:

—¡Bueno! ¡Bueno! ¡Ya juro!

—Bien —dijo A’alsys, y, de pronto, todos los presentes sintieron un sonido vibrante en el alma misma, como si se atara un lazo que los uniría al juramento con más fervor que cualquier otro—. Cornell jamás deberá saber de este juramento. Recuérdenlo, pues de lo contrario quebrarán el pacto. Ahora, para que regrese el héroe —dijo, y agitó las manos con gracia—.

Hubo luz que parpadeó en el aire; primero chisporroteó solamente alrededor de la amhran acharadh, que entonaba una cancioneta que parecía encolerizar esa luz. Las chispas surcaron el aire hacia los restos del dragón y le hendieron el pecho con un sonido tan leve que enfermaba. Verde sangre coagulada salió derramada y se vieron las entrañas de la criatura.

A’alsys estiró la mano, la cerró en un puño y lentamente la tiró hacia atrás, tras lo que el corazón  salió arrancado del cuerpo del dragón y quedó flotando en el aire.

La partida quedó asombrada al ver el colosal corazón libre de toda carne a su alrededor. Más asombro pronto hubo al comenzar él a latir de nuevo, contrayéndose y expandiéndose con fuerza.

—Esto es para que reemplace el corazón destruido del guerrero caído —dijo con clama la enana canora, y apretó el puño, tras lo cual el corazón, como respuesta, se encogió, sin cejar en su latido ni disminuir la fuerza que exhibía; después de breve lapso, quedó del tamaño del corazón humano, mas nadie podría haber confundido el objeto verde con algo del ser humano—.

A’alsys giró hacia Cornell. El corazón seguía el movimiento de las manos de ella y flotaba encima del destrozado pecho del cayaboreano. De a poco fue descendiendo y metiéndose a presión en el cuerpo. Con un sonido de ventosa y desagradable salieron volando tripas de ese pecho, a las que reemplazaron las entrañas del dragón que se hundían en él. La partida vio los vasos sanguíneos y el cuerpo cerrarse alrededor del corazón del dragón y recibir una parte extraña, para convertirse en uno solo otra vez.

—Era un dragón antiguo —comentó A’alsys—, pero su corazón le dará vida a este cuerpo más que cualquier corazón humano haya hecho antes. ¡Mirad al que todos vosotros habéis jurado fidelidad, a quien pertenece vuestro juramento, mirad a Cornell Corazón de Dragón!

 

 

Cornell tenía ganas de maldecir por el dolor que le arrasaba el cuerpo, pero tenía la boca demasiado seca. Acababa de pelear contra el dragón, tuvo zarpas que lo perseguían, mas, a decir verdad, se sentía bastante bien. Bien fuerte, tomando en cuenta todo lo acontecido.

Todo lo bien que hacía falta para enfrentar al mundo, pensó, abrió de golpe los ojos y, automáticamente, tomó la espada para continuar la lucha.

Pelear pareció un poco innecesario al ver él que todos sus amigos, que lo rodeaban, lo miraban con consternación, y sin ningún dejo de alivio. Más allá vio al dragón, que estaba bien muerto y que no representaba gran peligro para nadie.

—¿Me perdí algo? —inquirió—.

Flink, siempre el primero en aprovechar la oportunidad para hablar, rápidamente abrió la boca, lista para soltar algo, pero una voz fantasmal que recorrió la cueva lo silenció diciendo “recuerda el pacto”.

Cornell no estaba seguro de si realmente había oído eso; su mente seguía bastante borrosa y le entregaba extrañas imágenes de un lugar tranquilo que sentía muy lejano, pero estaba la mano de Gabe, que salió disparada de un flanco del bárbaro para tapar la boca del alreu.

—Oh, no mucho —dijo el bárbaro indiferente—. Maté al dragón y el... eh, Phindar te curó las heridas. Estuviste allí inconsciente un rato.

Halla lo siguió desde el escudo que llevaba en el brazo:

—Estábamos preocupados por ti, pero ya volviste y todo va a andar bien.

—¿Bien? —preguntó Cornell tanteando los músculos; ¿estaba equivocado o parecía que eran un poco más fuertes que antes?; pero si había una suerte de fuerza que lo recorría y que jamás habían experimentado antes—.

Probablemente era sólo la adrenalina, se convenció a sí mismo. En última instancia, esta era la primera vez que lidiaba contra un dragón imperial, ¡y salió vivo!

Cornell parpadeó y se secó la sangre de la frente. (¿Sangre? Ah, eran de las heridas que había curado Phindar. Está bien.) Y se levantó despacio.

—Bueno —dijo—, si el dragón está muerto… ¿Hay un tesoro aquí o no?

Flink mordió con fiereza la mano del bárbaro. Gabe pegó un grito y sacó los dedos conmocionado dándole al alreu tiempo para exclamar:

—¡Oh, claro, señor, que hay un tesoro! ¡Es maravilloso! Todo ese oro, y todas esas joyas, son magníficas. Las tiene que ver, en serio; ¡son tan hermosas!

—Parece bastante bueno —asintió Cornell preguntándose por qué ninguno de sus codiciosos amigos, es decir, Gabe y Barandas,  parecían menos embelesados con la idea que él o Flink—. ¿Por qué no vemos cuánto podemos cargar en los caballos?

—Eh, bueno —asintió lentamente Barandas—. El botín.

—El botín —repitió Gabe, pronunciando cuidadosamente cada sílaba para después estallar en una sonrisa rozagante—. ¡El botín! Eh, hechicero, ¿tienes una bolsa de capacidad infinita o algo por el estilo debajo de la toga?

—¿Me pareció a mí o querías matarme? —preguntó Barandas—.

El bárbaro se encogió de hombros:

—Contéstame primero, ¿sí?

Los dos siguieron discutiendo un rato. Flink fue hacia Cornell, y lo ayudó a levantarse y mantener el equilibrio. Desde el escudo, Halla preguntó:

—¿Cómo te sientes, escudado?

—Muy bien —le aseguró—. Tanto que no quiero que esos dos tontos me roben la parte del tesoro. Vamos, Flink, procuremos que nos den nuestra parte antes de que hayan terminado de tratar el asunto.

—¡Oh, seguro, señor! —exclamó Flink—. Sabe algo, me gustaría conservar partes de las estatuas que se mataron en la cueva. Yo las hice hacer eso, ¿sabe? No escuche al Señorito Hechicero si él le dice lo contrario; ¡fui yo! ¡En serio, de veras!

—Seguro —dijo Cornell, y comenzó a trepar el cadáver del dragón—.

En cierta forma la vida comenzaba a parecer realmente buena. Bueno, un poquito mejor de lo que parecía ayer. Todo lo que tenía que hacer era convencer a los idiotas de sus amigos de que lo acompañaran a Cayaboré, sin más desvíos necios. Entonces podría entregar el bastón del dragón de Chazevo, roto como estaba y, quizá, por fin tendría algo de tiempo para pasar con su familia. Sin mencionar a Tempestad, su dragón corcel que, seguramente, le estaba haciendo la vida imposible a todo el que lo montara al estar su amo tan lejos.

Cornell sonrió al imaginar la expresión que pondrían sus amigos al enterarse de quién había vuelto a casa.

—Sabe algo —decía Flink—, mi mochila es un poquito mágica también. Quizá podríamos poner algo de oro allí, y, cuando lo necesite, lo saco para usted, señor. Usted realmente se merece un montón de cosas, señor.

—Así es, Flink —asintió Cornell—.

A decir verdad, la vida parecía endiabladamente buena ahora.

 

  

FIN