Gushémal: Indice

Página principal

Archivos para bajar

Boletín

Enlaces

Envíanos mensajes


Los relatos

El mundo

El juego


(1) "El llamado del dragón, Parte I"

(2) "El llamado del dragón, Parte II"

(3) "Doncella broquelera"

(4) "El eterno guerrero"

(5) "Promesa solemne"

"Algien común"

Promesa solemne

por Marc H. Wyman y Chris Bogues

(traductor: Guillermo Luis Pereyra)

Sección 1 / Sección 2 / Sección 3 / Sección 4


Hace dos semanas…

 

—¡Precio especial para usted, Señorito Hechicero! —aclaró el mercader tonomai, cuyo oscuro rostro sacó a relucir una sonrisa servil—. Apenas cuarenta aryels, ¡una ganga!

Barandas el Magnífico, como se hacía llamar, sopesó con dudas el pequeño artículo triangular, cuyo brillo dorado atrapaba la luz del sol devolviendo hermosos destellos y haciendo resaltar las inscripciones vivoreantes de los costados.

—No estoy muy seguro de que sea una ganga. Ni siquiera es oro verdadero, sino que lo ha encantado un sacerdote —musitó—.

—¡Pero le gusta! —exclamó con una sonrisa radiante el tonomai—. Lo alejó de los puestos del mercado y lo atrajo hacia mi humilde casilla, y yo... —se interrumpió, cayendo, de pronto, desde la risueña alegría hasta la descorazonada desesperación—. ¡Tremenda ganga le ofrecí! Un objeto mágico, un... ¿cómo le dicen en su idioma?, un utensilio. Muchas décadas ha integrado la colección de un sabio hechicero de nuestra tierra hasta que él cayó en desgracia y tuvo que venderlo. ¿Quién sabe los milagros que conserva? ¡Señorito Hechicero, usted debe tenerlo!

Barandas se rió entre dientes:

—Oh, claro; todos tus amigos de los otros puestos seguro que dirían lo mismo acerca de sus propios utensilios —dijo, y, con descuido, volvió a dejar el artículo en la mesa de exhibición—. Tal vez alguno de los de ellos sea realmente de mi agrado.

Un momento pareció que el mercader apenas se limitaría a aceptar lo dicho y aguardar mejor clientela; acto seguido, asintió con la cabeza y sonrió una vez más:

—¿Sabe lo que dice la inscripción? En una lengua antigua, que hablaban mis más lejanos antepasados, pero le puedo contar lo que dice.

—¿Y qué dice? —le contestó Barandas sin mucha atención, como si no pudiera esperar a irse hacia otro puesto—.

El tonomai levantó el artículo, pasó la vista sobre los símbolos con ojos entrecerrados y, acto seguido, dijo en tono ominoso:

—“Quien descubra mi secreto desatará los poderes de la bestia. Suya será la fuerza del dragón, la velocidad del tigre, la agilidad de comadreja; todo le pertenecerá a aquél que me conozca”. Bueno, Señorito Hechicero, ¿qué me dice?

—Digo —dijo encogiéndose de hombros— que miente. Está escrito en keroullian, que es de la tierra que ahora es Rek’atrednu, y se trata de un simple acertijo.

—Oh —sonrió el mercader, ya sin  expresión servil—. ¿Medio aryel?

Barandas se encogió de hombros, hurgó en el bolsillo de su toga y sacó unas monedas de bronce:

Eso sí que se parece a una ganga— dijo al tiempo que entregaba el dinero a cambio del artículo—.

—Un placer hacer negocios con usted, Señorito Hechicero.

—Igualmente —dijo Barandas asintiendo con la cabeza para después comenzar a encaminarse fuera del mercado, mirando a todo el mundo como si no tuviera otra cosa en mente que no fuera disfrutar del cálido día; sin embargo, una vez que los crujidos y apresuramientos quedaron a sus espaldas, se apuró a meterse en un callejón en penumbras—.

En la mano derecha todavía sostenía el artículo triangular; con la izquierda sacó otro objeto de áureos destellos, que parecía casi idéntico al anterior. Se le dibujó una sonrisa en el rostro al ir acercando ambos artículos, los que, de repente, quedaron encastrados, formando un solo objeto. Y el hormigueo que Barandas había sentido desde el primer momento en que ambos objetos se hizo más intenso.

Fue dándose vuelta poco a poco. Tras hacer un giro completo miró hacia el sudeste. Hacia tal dirección el hormigueo había alcanzado la máxima intensidad.

—Bueno, mi querido mercader —sonrió el hechicero—, no tienes idea de lo cerca que estuviste con tu supuesta “traducción”. Los poderes de la bestia… ¡Serán todos míos!

 

 

Hoy…

 

—Es muy mal educado, Señorito Cornell —dijo el alreu Flink con voz finita y mirada de reproche hacia el guerrero sentado frente a él sobre una pila de mantas; si se estaba cerca, podría haber dado la impresión de que salían refunfuños de debajo de esa pila—.

Cornell de Cayaboré se encogió de hombros y se apoyó contra la pared que tenía a sus espaldas y con las manos en la nuca:

—Hay silencio —esa fue toda la explicación que estaba dispuesto a brindar—.

—¡Oh, y me supongo que usted amordaza a todo el que se topa con usted si quiere silencio! ¡No le ha hecho eso a Gabe, y, pues claro, a mí tampoco!

—Qué idea tentadora —dijo el cayaboreano, dirigiéndole una temible mirada a la pequeña y esmirriada criatura—.

El alreu puso expresivamente sus grandes ojos en blanco:

—Oh, no lo dice en serio —dijo ahuyentando la idea—. Mis amigos de verdad no pueden evitarlo. ¡Madre mía, señor, imagínese si usted hubiera pasado años atrapado dentro de una bestia monstruosa, siendo esa bestia y matando y asesinando a todo el que pasaba por al lado y apenas buscaba una amable y buena conversación! ¡Es tan desagradable, tan schrecklich; mis amigos necesitan hablar!

—Tus amigos —musitó Cornell— me ponen los nervios de punta. ¿Por qué no tratas de llevar el escudo un rato?

Flink lo miró espantado:

—¡Señor, es su escudo! ¡Usted los salvó de la bestia al absorberlos y dejarlos en él! ¡Jamás me atrevería a ocupar su lugar, por más que me encantara hablar con ellos!

—Sí, claro que no —gruñó Cornell para volver a contemplar el cielo ligeramente cubierto de Tonomat—.

Bajo la pila de mantas los ruidos del escudo se hacían más fuertes: eran tres voces que imploraban que las destaparan. De hacerlo, todo lo que oiría sería una lluvia de quejas acerca de la permanencia tan prolongada en lo oscuro. Sólo los Dioses sabían cómo es que las pobres almas veían algo, atrapadas como estaban en un escudo de madera duéndica por encantamiento. Pero veían y, lo que era peor, hablaban.

A lo largo de todo el camino desde el templo antiguo en el límite del Desierto Elfadil hasta este pequeño pueblo ubicado en alguna parte del Imperio Tonomai, rara vez habían hecho una pausa en su hablar: Nev, ex contador, al que era claro que jamás nada le venía bien; Phindar, que supo ser jefe de caravana y sacerdote de Decalleigh, siempre tenía una anécdota más para contar, sin importar la enojosa similitud que guardara con las anteriores; y estaba Halla Valfrey, la Doncella Broquelera de Keroull.

Cornell seguía sin saber exactamente qué era una doncella broquelera o cuál era la relación con el escudo de madera duéndica, lo cual, quizá, era parte de la razón por la que Halla le agradaba. Ella todavía no le había contado toda la historia de su vida; de hecho, había permanecido en callada la mayoría del tiempo, mientras Nev y Phindar se la habían pasado hablando de tal y cual cosa y de tal cual otra y…

Bueno, ¿acaso no había que ponerle fin a esta perorata interminable? Quedase bien o quedase mal, ¡se merecía un recreo después de más de tres semanas!

—¡Hay maravillosas novedades, Cornell, Flink! —dijo una voz de barítono interrumpiendo los pensamientos del cayaboreano, que, al levantar la vista, vio un gigante que se cernía sobre él, ataviado en cuero que demasiado calor daba para las temperaturas locales, y que ni le molestaba; llevaba un hacha de combate en la espalda, cuya hoja se asomaba entre su rubia melena—. Hallé algo para que hagamos!

—Gabe —dijo Cornell cubriéndose del sol al mirar a su amigo bárbaro— se suponía que ibas a comprar provisiones para el resto del viaje. ¿No habíamos quedado en que iba a viajar directamente a Cayaboré?

El bárbaro se encogió de hombros:

—La caverna nos queda de paso, por lo que creía que no te iba a importar.

—¿Qué caverna? —exclamó Cornell—.

—Madre mía, señor —intervino Flink—, ¿pasa algo malo? Usted levanta la voz sólo si hay peligro, ¿no?, y... ¡Ah, qué bien! ¿Hay monstruos? ¿Dónde? ¿Los puedo ver?

El cayaboreano levantó la mano, miró fijo al alreu y, de milagro, la pequeña criatura se llamó a silencio, contemplando la mano con absoluta intriga.

—Gabe —dijo Cornell lentamente, forzando la voz para mantenerla en el mismo tono— de qué caverna hablas? Y qué es eso que has hallado para que hagamos?

—Una tarea para bañarse de honor y de aclamación! —dijo orgulloso el bárbaro—. ¡Viajaremos  al sur para introducirnos en una caverna profunda y peligrosa que se halla protegida por la hechicería y la magia, barreras que seremos los primeros mortales en atravesar! ¡No hay guardia hechizado que le haga frente al poder bwyell, no cuando se combina con la fuerza del gran Cornell de Cayaboré!

—Ah...

Al parecer, Gabe no se dio por enterado de la mirada cargada de dudas del  cayaboreano al señalar por arriba del hombro hacia el camino.

—Me encontré con un hechicero que me habló de esta caverna; él nos acompañará. Él cuida las provisiones que compré.

De repente, Cornell se elevó cual rayo y tomó del brazo derecho al bárbaro.

—¿Le dejaste las provisiones a un extraño? ¿Pero no el dinero, me imagino?

Gabe se encogió de hombros una vez más y tocó el hacha que tenía en la espalda:

—El hechicero sabe lo que bwyell le hará si nos hace una mala jugada.

La afirmación del bárbaro de poco sirvió para calmar a Cornell. Rápidamente sacó las mantas y se hizo del escudo broquel que estaba debajo. Ni se dio por enterado de las quejas de los espíritus de la madera duéndica cuando se lo calzó y salió disparado por el camino con rumbo a dónde Gabe había señalado. ¿Acaso el loco este jamás se enteró que hay quienes creen que son más rápidos que la condenada hacha suya? “Bwyell le enseñará a no volver a hacerlo”, ¡ah, sí, seguro!

Los caminos estaban llenos de gente:  tonomai que cumplían con sus ocupaciones y usaban sombreros anchos que les daban sombra, verdadera bendición sobre el rostro; Cornell, por su parte, se los sacaba del camino bruscamente con los hombros, hasta que, por fin, vio un carro con dos caballos de tiro adelante. En el asiento se hallaba una figura togada: era un hombre delgado, de unos veinticinco años y con un rostro angosto que se las arreglaba para mantener a un tiempo una expresión de franca amistad sin perder lo taimado.

—Mira —dijo jadeante Gabe mientras se soltaba de Cornell—, ¡el hechicero sabe que bwyell le arrancaría la cabeza si se hubiera robado lo nuestro!

Cornell suspiró con sonrisa socarrona:

—No sea cosa de que pierda una parte vital de la anatomía; debes haberte olvidado de cómo se conduce un carro, ¿no es cierto? —dijo levantando la voz—. ¿O hay otra razón por la que todavía no abandonaste el pueblo?

La figura togada se dio vuelta, entregando una sonrisa radiante al ver al cayaboreano; acto seguido, Barandas dijo:

—Bueno, ahora sí que me alegro también se verte, mi viejo amigo.

 

 

     —Oh —dijo Gabe desilusionado—, ya se conocen.

El hechicero se echó a reír. Cornell se hallaba menos inclinado júbilo, al tiempo que le dirigió una mirada amenazadora y musitó:

     —Más de lo que me gustaría recordar. ¿Por qué me sigo topando contigo, Barandas?

—Tal vez tu buena suerte —respondió el hechicero, y señaló hacia la carga que había en el carro—. Pongámosla en un lugar seguro, y hablaremos del viajecito que tengo pensado para nosotros. Después podremos... Eh, Cornell, ¿te importaría decirme qué es eso?

—¡Caramba, señor —dijo Flink con alegría, recargado con las mantas con que Cornell había silenciado el escudo—, soy alreu! Que los dioses lo bendigan, ¿soy el primero de mi especie con que usted se encuentra? ¡Debe tener tantas preguntas sobre mí! Pregunte nomás, por favor, le voy...

Tiene que ser en broma —gimió Barandas—. ¡Cornell, no me digas que andas por ahí con un maldito alreu! Por las mareas de la magia, te dejo solo unos días y ya te juntas con uno de estos hombrecillos?

Cornell dio un hondo suspiro mientras subía al asiento, tirando el escudo de madera duéndica en la parte trasera del carro. Salieron grititos de queja, de los que el cayaboreano alegremente hizo caso omiso.

—Hasta donde me acuerdo —murmuró al hechicero— te vino de perillas aquel ídolo alreu hace un tiempo, ¿o no? Barandas el Magnánimo, ¿no era así?

—¡“Magnífico”! —gritó el hechicero, refunfuñando disgustado al ver la cara de satisfacción de Cornell—.

—Me disculpo —dijo el cayaboreano, disfrutando cada palabra—. Jamás serás generoso, claro está.

Flink y Gabe se subieron al carro y hallaron un lugar para ellos entre los montones de provisiones; el bárbaro les dirigió una mirada de pena a los dos hombres del asiento.

—Algo debe faltar aquí —musitó, para después resignarse a escuchar a Flink, que daba comienzo con entusiasmo al recuento de víveres y a hacer una lista de memoria de todo lo que encontraba—.

 

 

—¡Y quédate afuera!

Iracundo, Barandas cerró de golpe la puerta tras sacar a empellones del pequeño cuarto a Flink por tercera vez. Se oyó la voz quejumbrosa del alreu un momento a través de la madera, y, después, pareció llamarse a silencio. Con toda seguridad, pensó Cornell, se había dirigido a Gabe o al escudo en busca de algún nuevo tópico.

—Muy bien —dijo Cornell, y dio un hondo suspiro—, ¿detrás de qué andas esta vez? ¿Dinero o magia? Se me hace que no hay una doncella en la caverna que necesita que la rescate un heroico hechicero.

Barandas puso los ojos en blanco.

—Me da la sensación de que verme no te hace del todo feliz.

—Estoy extasiado. Vamos, desembucha.

El hechicero volvió a poner los ojos en blanco y se sentó en un taburete al lado de una mesa de taller. Estaban en un diminuto anexo de un establo, un cuarto en el que no había más que el taburete, la mesa y una pila de herraduras. Unos minutos antes, Cornell había vendido la yegua que le había comprado a los beduinos del sueño del Desierto Elfadil por noventa y cinco aryels de plata. Después le había pedido al dueño del establo una habitación privada, y, para sorpresa suya, el tonomai accedió de inmediato. Parecía estar más que atareado entrando el enjuto equino del desierto a su establo como para preocuparse por los demás deseos del cliente, lo cual era una buen signo, se esperanzó Cornell, ya que pensaba comprar un buen caballo aquí. Un caballo de verdad, digno de un guerrero cayaboreano.

Pero primero había que resolver el asunto de Barandas.

—¿Y, de qué se trata? ¿Magia o dinero?

Barandas se encogió de hombros:

—Magia. Conseguí un mapa de un mercader que muestra el camino que conduce a la caverna. Supuestamente, un poderosos hechicero vivió allí hasta que cayó en desgracia y se fue. No me preguntes qué fue lo que pasó exactamente, no lo sé. Pero el mercader me contó que el hechicero tuvo que dejar cosas suyas. Quizá haya algo bueno.

Ahora le tocaba a Cornell poner los ojos en blanco.

—Oh, estupendo, otra búsqueda de un lugar misterioso. Justo lo que me hace falta. ¿Qué peligros nos esperan? ¿Dragones alados horadadores? ¿Un hechizo que incinera a todo el que entra? ¿O un holnesh? De verdad te lo digo, no me hace falta ningún otro más.

—¿Otro más? —se exaltó Barandas al hacer mención a ello, levantando una ceja, en obvia espera de más explicaciones, mas no obtuvo ninguna; finalmente, negó con la cabeza, dijo algo entre dientes y continuó—: Muy bien, esto es lo que yo sé. Hay tres líneas defensivas en la caverna. La primera se trata de un hechizo que es una ilusión para ocultar la entrada. No hay problema con este: sé como funciona y puedo romperlo. La segunda defensa es una puerta con un hechizo que convierte en piedra a todo el que la abre.

—¿A quién tienes en mente para que lo petrifiquen? ¿A mí?

Barandas negó con intensidad.

—¿Será posible que no tienes ninguna confianza en mí? ¡Eres mi amigo! —dijo indignado mirando fijo a Cornell, para después encogerse de hombros y continuar—: Había pensado en el alreu.

Estaba claro que el hechicero esperaba un brote de ira por parte del cayaboreano, mas Cornell asintió serio:

—Ésa sí que no es mala idea.

—No te enloquezcas como... —alcanzó a decir Barandas, para detenerse tras un momento y mirar a Cornell con ojos entrecerrados—. No hablas en serio, ¿o sí?

Entonces, el cayaboreano sacó a relucir una sonrisa maligna. Se hubiera creído un momento que él habría arrojado con agrado al alreu a un abismo seguido de aceite hirviente, sólo por si acaso. Después, desapareció la mirada malvada, que dejó el lugar a un semblante alegre y  que planteaba un interrogante:

—¿Qué tienes para deshacer el hechizo de la petrificación?

—Maldito cayaboreano... —se detuvo Barandas, para después sacar un pequeño frasco de un bolsillo de la toga y encajárselo a su amigo—. Viértelo sobre el alreu petrificado apenas haya hecho efecto. Apenas sabrá lo que le ocurrió. Y, en serio, mejor que sea el alreu. Los hobrecillos son bastante buenos para abrir puertas cerradas. En lo que hace a la tercera línea, hay dos estatuas delante de la entrada de la morada del hechicero. Merced a un acertijo, se las hace a un lado, para así entrar felizmente y recoger los artículos.

—Parece como si tuvieras todo previsto —asintió Cornell, sopesando cuidadosamente las palabras del hechicero—. ¿Por qué quieres que Gabe te acompañe?

—Oh, ¿es así? —dijo sonriente Barandas—.

Cornell estaba atónito mirando la silenciosa satisfacción del hechicero; después, las piezas comenzaron a encajar:

—¿Tú sabías que él está conmigo?

—Por las mareas de la magia, Cornell, eres bastante lento —se mofó Barandas—. ¿Te acuerdas de la magiesquela de Chazevo? El nombre de tu amigo bárbaro estaba bien clarito en ella, así que me alcanzó con estar atento a él para hallarte. ¿Podemos olvidarnos del salvaje? ¿Por qué no le dices que cace un ciervo para celebrar después de lo de la caverna?

—No creo que Gabe quiera quedarse afuera —comentó Cornell con una sonrisa—.

—¡Al cuerno con él! —gruñó Barandas— No nos hace falta el bruto. El alreu es útil, conque bien, él se queda.

—¿De veras? ¿Y tú le vas a decir? —preguntó Cornell, quien se quedó pensando un momento, para después decir—: Gabe en general larga hachazos con la derecha para sacar la cabeza. Si te agachas en el momento justo, tal vez te alcancen los pies para correr.

—¿En serio quieres que el salvaje sea de la partida?

Cornell arqueó una ceja.

—Nadie te pidió que te unieras a nuestra partida. Sé que se te hace difícil comprenderlo, pero el mundo no gira en torno a Barandas el Magnético.

—“Magnífico”! —retrucó automáticamente el hechicero—.

Se quedaron mirándose el uno al otro. Finalmente, Barandas espetó:

—Muy bien, si quieres, que tu salvaje venga con nosotros. ¿Y , vienes o no?

Cornell se levantó, se encogió de hombros y enfiló hacia la puerta.

—Gabe va a esa caverna diga yo que sí o que no. Y como es posible que sea peligroso para Flink y él, yo también voy —dijo, y abrió la puerta—.

—¿Y yo? —preguntó Barandas—. ¡También podría ser peligroso para mí!

El cayaboreano le regaló una sonrisa radiante al hechicero y, después, salió por la puerta.

 

  

SECCIÓN 2